miércoles, 22 de abril de 2009

"VUELA TAN ALTO COMO LAS ÁGUILAS"






El águila es el ave de mayor longevidad de su espacie. Puede llegar a vivir hasta 70 años.

Al llegar a los 40 años las uñas del águila se han vuelto muy apretadas y demasiado flexibles. Por eso se le dificulta capturar a las presas de las cuales se alimenta.


Su pico, largo y Puntiagudo, se curva apuntando hacia su pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas muy gruesas. ¡Volar se le hace ya muy difícil!
Entonces el águila tiene solamente dos alternativas: morir….o enfrentar un doloroso proceso de renovación.
El proceso de renovación durara aproximadamente 150dias
Consiste en que el águila debe volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar.
Después, al encontrarse en el lugar, del águila comienza a golpear su pico contra una roca, una y otra vez, hasta conseguir arrancarlo.
Puede durar días enteros hasta lograr que el pico se le desprenda.
Luego de que se ha arrancado el pico y soportado el dolor que siente, espera pacientemente el crecimiento de uno nuevo, con el que entonces desprenderá, una a una, sus “uñas y talones”.
Cuando las nuevas “uñas – talones” le empiezan a nacer, empieza a arrancarse sus viejas plumas.
y entonces, se produce el milagro de su renovación.
Después de cinco meses, emerge fresca, revitalizada, rejuvenecida….e inicia su famoso
Vuelo de Renovación
Toda esa dura experiencia le dará al águila otras nuevas oportunidades en su nueva trayectoria de vida.


¿Siente usted que su vida quizás necesite ya un proceso de renovación?

En nuestra vida muchas veces necesitaremos detenernos por algún tiempo, para desprendernos de un sinfín de lastres y ataduras que nos están impidiendo vivir en plenitud.
Posiblemente resulte doloroso. Tal vez tengamos que sufrir un poco. Pero es necesario quitarnos de encimo las costumbres, tradiciones, y recuerdos que nos envejecieron y nos impidieron seguir volando.

Es necesario que vislumbremos como dejar atrás los viejos paradigmas, las viejas formas de hacer las cosas; los pensamientos atávicos y lapidantes, podremos recuperar la energía perdida, y podremos volver a volar alto, rejuveneciéndonos como el águila.
Para continuaren vuelo hacia el éxito, necesitamos comenzar ya un continuo proceso de renovación.

Solamente libres del peso del pasado podremos volar por encima de las turbulencias, de las nubes negras, en un firmamento de posibilidades donde el cielo siempre es azul.

VUELA, VUELA, VUELA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada